5/11/14

Durante as noites galaicas xa clarexando, nas amanceiras perto das Penas Livres.......................................................Conxunción pedriceira

(1) Montañas del macizo galaico donde pastoreábamos durante los veranos sin clases :))´
Rock

Do meu amigo  de xuventude do Calvario
Xosé Lois Portela
(2) Madrugada en el Ventanillo de La Pedriza. 5sep14
...Nas alboradas galaicas, ou ben naqueloutras de luso pastureo, cando aínda eramos rapaces saíamos cas ovellas e cabuxas cara aos sitios de verán nas ribeiras craras dos ríos. Coas mañás frescas de agosto abríanse cortes e curros empuxadas polos cans. Queixo, pan, xamón e tinto pra o caminho e de Garcilaso un libro pra o lecer matutino. Ao crepúsculo zoupeiro do resío sen máis indicadores que os luceiros do ceo ao horizonte nacente. Daquela o sol asomaba cando xa á súa amencida atopándose tudo o fatado pacendo xunto ás vacas.
Que tempos aqueles de aldeias e tominho, romeu, cantroxo e cóbregas a fartura . Saltos de canle e quenlla pra abrirlle a auga ao muinho que constante movía o rodicio. Asixa, engrasado este soltabamos o freo a auga que descendendo con pulo da fonda cisterna ruxía nas aspas zarrapicando o inferno. Pousadamente o gran seixo durmente púnhase a virar coma unha galaxia que saúda chapicando cos seus brazos ás pedras e paredes. Acompanaba este son rudo, xordo e con algún chirrío musical durante un par de horas espantoxando a todo bicho vivente e enmascarado polo vento sumaban orquesta de diatónico fluír da auga que barruntado marcaba compás sen rumbo...

O transcurso da tarde, pasado o xantar do mediodía, era sesteado bandullo arriba observando voos e durmindo; consecoencias da xantada e do vinho.
Recollidos os avenhos e pechando círculos con aqueles mastins tan benvidos que ocupándose de facendas arduas dirixían ao gando en conxunto mentres o sol descansaba da calor producida e chegando esquilmo acima, cando as costas deixaban pendentes pra outro día, polo horizón final, con mirada atlántica, aparecía, aínda que temesinho ao principio, frenxer ao poñente o pastor luceiro; craro indicador de recoximento nas cortinhas... e nós á taberna.
Entre brincadeiras, ceas, unhos copos de augardente, e socráticos discursos de Camus ou de botánica disertábanse vivaces as mellores voces sobre cantigas de Códax, Menduinho, Garcilaso, Fierro, Darío, Ximénez ou Mistral que cal vento aturulaba tralas fiestras...
Mañá vendaval.
E nós a frotarnos as mans, non habería saída... :))´   



(1) Montañas do macizo galaico onde pastoreábamos durante os veráns sen clases 
(2) Durante a noite do venres subín a La Pedriza, a uns dous mil metros de altitude, , ao sector onírico das Torres e corredor de Termes, dende onde estiven fotografando durante toda a madrugada cando saíron, por entre esas rochas, os tres astros protagonistas desa semán finada en conxunción Venus, Xúpiter e Selene.



En las madrugadas galaicas, o bien en aquellas otras de luso pastoreo, cuando aún éramos chavales salíamos con ovejas y cabras hacia los sitios de verano en la riberas claras de los ríos. Con las mañanas frescas de agosto se abrían establos y rediles empujadas por los perros. Queso, pan, jamón y tinto para el camino y de Garcilaso un libro para los descansos matutinos. Al crepúsculo lento del rocío sin más indicadores que los luceros del cielo al horizonte naciente. Luego el sol despuntaba cuando ya a su amanecida encontrándose todo el rebaño pastando junto a las vacas.
Qué tiempo aquellos de aldeas y tomillo, romero, lavanda y culebras a porrillo. Saltos de canal y acequia para abrirle el agua al molino que constante movía el rodezno. Así, así engrasado éste soltábamos el freno al agua que descendiendo con impulso de la honda cisterna rugía en las aspas salpicando el cárcavo. Lentamente el gran cuarzo durmiente se ponía a girar como una galaxia que saluda salpicando con sus brazos a las piedras y paredes. Acompañaba este sonido rudo, sordo y con algún chirrido musical durante un par de horas espantando a todo bicho viviente y enmascarado por el viento sumaban orquesta de diatónico fluir del agua que barruntado marcaba compás sin rumbo...

El transcurso de la tarde, pasado el almuerzo del mediodía, era sesteado panza arriba observando vuelos y durmiendo; consecuencias de la pitanza y del vino.
Recogidos los bártulos y cerrando círculos con aquellos mastines tan bienvenidos que ocupándose de labores arduas dirigían al ganado en conjunto mientras el sol descansaba del calor producido y llegando monte arriba, cuando las cuestas dejaban pendientes para otro día, por el horizonte final, con mirada atlántica, aparecía, aunque tímido al principio, deslumbrante al poniente el pastor lucero; claro indicador de recogimiento en los establos...y nosotros a la taberna.
Entre bromas, cenas, unas copas de aguardiente, y socráticos discursos de Camus o de botánica se disertaban vivaces las mejores voces sobre poemas de Códax, Menduinho, Garcilaso, Fierro, Darío, Jiménez o Mistral que cual viento ululaba tras las ventanas...
Mañana vendaval.
Y nosotros a frotarnos las manos, no habría salida... :))´



(1) Montañas del macizo galaico donde pastoreábamos durante los veranos sin clases :))´
(2) Durante la noche del viernes 5 de septiembre subí a La Pedriza, a unos dos mil metros de altitud, al sector onírico de Las Torres y corredor de Termes, desde donde estuve fotografiando toda la madrugada cuando salieron, por entre esas rocas, los tres astros protagonistas de esa semana pasada en conjunción. Venus, Júpiter y Selene


Alborada galaica...

Esta entrada se me olvidó en el blo vagando entre rastros de melancolía, a buena hora la extraigo y la destripo. Nunca es tarde si coinciden, al menos, los días y los claros. 
Hay buenas noches serranas pero lo quehaceres mandan y para lo lúdico ya habrá más tiempo. 
Sobre las sierras ya hay nieves, también nieblas y espesas; el temporal pronto llegará y el viento del Guadarrama, al que llaman Gallego, enfriando se empeña en avenidas, calles y plazas. Es  momento de abrigarse.
Pues eso...
Breves saludos a todos y que ya os responderé con calma. No me olvido de naide

13 comentarios:


  1. Dos estupendas fotos, en la primera esa suavidad de los atardeceres luso-galaicos.. para rememorar aquellos tiempos bucólico-pastoriles... Y eso era felicidad, pese a la dureza de la vida rural. ¡que tiempos!

    · apertas, d·R

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evocaciones de y a los montes que tanto añoramos, campos elevados que nos despiertan con suaves luces hacia una lusitania imperfecta como singular; pero también somos nosotros imperfecciones en esas mismas singularidades que nos trasladan a momentos que afloran en el recuerdo. Algunas veces de los campos se activan los otros campos de mi cerebro y veo pasar el tiempo en un futuro pasado al que regreso contando cada instante de bucólico contenido. Eso perece pese, a como tú dices, nadie reconoce en éstas la dureza vivida, rural como ella misma y de la cual extraigo, visto lo visto y sentido ya lejano, la esencia grata de aquellos recorridos monte arriba, ladera abajo, acompañando como pastor circunstancial a los hombres buenos que tanto nos enseñaban. Algunos con un saber tan manso que leían, también, a Machado que aunque castellano bien les servía de visos para algún día enviar a sus hijos a la capital o algún que otro estado. Lugares que no fueran esas vidas, que aunque rudas, no por ello malas pero sí desentonadas y curtidoras por fríos, soles y vientos ralos...
      Qué tiempos, pues yo aún siendo menor que tú vivimos de forma parecida y en las que cogiste peores momentos si cabe verlos en ellos, en los que nos precedieron.
      Las ovejas con sus mantas blancas, crudas o tercias daban ese aspecto aborregado de gran mancha moviéndose al compás de un viento que dice la tormenta del fondo cuando ha llovido por el horizonte. Las vacas rubias, de las cuales algunas mansas, pocas o nada, eran de cuidado pues si sus gentes eran dóciles sus cabañas todo lo contrario.
      Las fotos son poca cosa, aunque viniendo de ti se acepta siempre....:))´
      Pero en ellas se da una paradoja luso-galaica, paradoja que dejo para cuando nos encontremos y tengamos por donde empezar a hablar.
      Rememoremos pues esos instantes que aún habiendo muchos más aún por aflorar pensemos por cuantos asuntos es bueno vivir y regresar a esos momentos ya inciertos o inexistentes. Son cosas del pasado temporal, del pretérito imperfecto. Momentos que sólo existen mientras existamos ambos, todos y cada uno de nosotros.
      Singularidades personales perdidas al sol de la mañana, a las últimas luces del ocaso...
      Un abrazo enorme, meu

      Eliminar
  2. Pues sí que andabas "perdido"! Te hacía yo por otros andurriales más actuales, en inauguraciones pictóricas o cosas de esa índole, y veo que estabas mucho más allá. Sí, aveces ocurre que, por las circunstancias, se nos van los pensamientos en busca de momentos felices que amortigüen la melandolía presente... pero no hay forma de que así sea. Eso nos sirve unos segundos y luego la pena se vuelve mayor, también por tiempo limitado, afortunadamente, pues el presente nos reclama la presencia y acudimos a su llamada, por la cuenta que nos trae. De todas formas recordar el pasado es un ejercicio sano, rendimos así tributo a quienes ya no están y que tanto nos dieron.

    Esa luna, y la compañía, forman una foto preciosa pero... está en cuarto menguante.

    tD1b, d:D'

    ResponderEliminar
  3. aquí gozando del texto al ritmo de la muiñeira de chantada,

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que para las madrugadas en Galaecia nada como unha chantada en Chantada, sonido que despierta los huesos al amanecer de Lusitania :)´

      Eliminar
  4. Recuerdos de antaño, de tiempos felices y rurales a los que el ánima urbanamente sometida ansía volver, expresados con hermosas y hondas palabras provenientes de la sensible percepción que, cual don, tienes. Acompañadas de dos bellas fotos que no requieren de texto alguno para realzarse. Dilecto amigo Deicar, Salud y Montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dilecto Car, la percepción es común al resto de mortales sólo una cuestión de lugar para la contemplación; lo demás viene dado por añadidura.
      Salud, Libertad y Monte

      Eliminar
  5. " En tanto que de rosa y azucena
    se muestra la color en vuestro gesto,
    y que vuestro mirar ardiente, honesto,
    enciende al corazón y lo refrena;
    y en tanto que el cabello, que en la vena
    del oro se escogió, con vuelo presto,
    por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
    el viento mueve, esparce y desordena;

    coged de vuestra alegre primavera
    el dulce fruto, antes que el tiempo airado
    cubra de nieve la hermosa cumbre.

    Marchitará la rosa el viento helado,
    todo lo mudará la edad ligera,
    por no hacer mudanza en su costumbre."

    Don Garcilaso


    Bello contraluz en las rocas que destaca más, si cabe, ese amanecer poblado de colores y luces.

    bsÖs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay algo mejor que un contraluz, es ese soneto garcilasiano que habla de vida pasajera juventud, paradojas de un viento que conocemos durante las noches y que sirven de metáforas para la expresión que efímera vuelve la piel...Y tanto que decir de ello; nos iríamos a darle un tiento a los poemas que luego Tagore, o incluso mucho más, Darío se acercaría tanto a él como a otro que por Ávila hubo que enfrascaba en largas místicas.
      Ambos amaneceres destacaron por encontrase distantes unos quinientos kilómetros que separados en fecha y hora tuvieron parecido al romper el alba. Crepúsculos tardío el primero, primerizo el segundo. Supuso para el grande unas tostadas con aceite en pan de aldea, de las de bola redonda y enorme, cocida en forno de madeira; mermelada de casa, de nueces; recién hecho el café Sical de Chaves; compartirlo con alguien más y la lectura de sus labios mientras hablaba...Sensual gesticulación arropada en los míos.
      El segundo ocurrió después de muchas horas de esfuerzo; habiendo salido el día anterior, desde casa, llegado a las puertas de La Pedriza, antes de su cierre. Las 19´30 horas. Me puse en camino a las 20´00 horas con la mochila cargada y para estrenar el nuevo trípode, inmenso. Tal vez diecisiete kilos de peso entre bártulos de fotografía, la cena y sus termos de café y alguna ropa de abrigo. Sobre las nueve y media se cernió la noche cuando atravesaba el gran bosque de pinos que hay bajo La Bota. Pasos después unos ojos brillaban acechando mi presencia que fijos ambos nos miramos tranquilos para despúes exhalar un aullido ronco que hizo de la presencia animal levantar el sitio y huir despavorido ante tan bestial sonido. Y es que para ahuyentar nada como un buen berrido que barra las entrañas del bosque y demuestre quien es quien. Cualquier animal sabe que eso no gusta, salvo que sea un oso aunque son raros de noche, pues duermen en madriguera profunda. Cabra o jabalí que huyó al galope. Chasquido de viento en mis delatadoras pisadas.
      Llegué al punto elegido dos horas después mientras fui fotografiando la Gran Cuerda, pero el frío viento me retiró pronto y la luz matritense borraba muchos astros. Aviones, eso sí, pasaban a montones.
      Toda la noche y la madrugada estuve fotografiando encaramado a las rocas y en cimas próximas. Descendí sobre las doce del mediodía. Cuando regresé a casa habían pasado más de veinte horas...
      Por cierto, mientras astrofotografiaba allá arriba, en las cimas, alguien más lo hacía mil cien metros más abajo, con resultados espectaculares, por no preguntarme si esas noches las puertas del parque se cerraban o no:
      [https://www.flickr.com/photos/danicaxete/15119479465/ ]
      Ahí le fuimos, joven, ahí le fuimos...qué diría Cantinflas :))´

      Eliminar
  6. Excelentes fotos, belas palavras...
    É sempre um prazer visitar o teu blogue!
    Paulo Coimbra, Chaves - PT

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá, Paulo
      O pracer é meu o receber túas gratas verbas.
      Unha longa aperta

      Eliminar
  7. Sin palabras, solo un abrazo norteño para tanta belleza.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso igualmente y más ahora aprovechando diciembre y fin de calendario.
      [Y te pregunté por aquel aforismo que no guardé, reenvíamelo, por favor]
      En cualquier caso:
      Salud y Libertad :)´

      Eliminar

[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestra afabilidad y comentarios