23/9/15

LA DESPEDIDA...do Lobishome ao irmán golpe [Truenos que centellean limpian caminos de abrojos.La humanización de la bestia] El último echado al monte




Emerson, Lake & Palmer: Lucky Man


Relatos clandestinos V:
Fábula del escarabajo y la hormiga; Un canto a la luna, el encanto del muro,            el embrujo nocturno embriaga la noche de preplenilunio.
El fabuloso encuentro y discurso de golpe y onvre compartiendo merienda.

Aquí en lengua galaica

El tiempo *vuela la vida en sus *alas campa viajera temerosa a caérsenos encima y nosotros con ella...

Alivio Douspasos Adiante, nacido al calor de una lareira, se hizo mayor con el sainete y los madrigales que su tío le contaba allá por las podas del emparrado; cabizbajos ambos  se recitaban para consuelo de las horas y el tiempo raudo. El trabajo improductivo de subsistencia los embargaba durante horas importándoles un comino si mañana había votaciones o era festivo. Éste  y a *facenda no tenían horarios ni sabían de descansos, eran asuntos sin importancia que ellos hacían de media gana sólo para seguir viviendo un día más hasta llegar las matanzas.
El frío viento de finales, ya recogidas mieses y tubérculos,  era ahora grano de batalla y carne de molino que ambos sobre pollinos transportaban con mesura a los pies de la montaña a la que regresaban pasados unos días. Después con las sacas fuera del alcance de lirones y otros ratos se iban pasando los ratos con buenos cigarros y pipas, lecturas y jaques, mates y damas en el calor de la cocina.  Caída la noche sobre una taza de días de unto solo y berzas daban sabor a la olla semanal del único caldo amigo de ruines patatas rubias. Migas de pan con leche y vino azucarado al desayuno  y otra vez vuelta al campo ahora cuidando las abejas a las que pacientemente tratan por si escasean o caen enfermas del algún mal aquejadas.  Entre tantas necesidades unas veces almorzaban a mediodía y otras en el olvido llegando a casa eran ya horas de comida. Otra vez sería.
Una vez, Douspasos Adiante,  vio un atardecer intenso mientras apacentaba lo escaso del ganado y se quedó finalmente prendado durante las luces del resquicio y le llegó la hora verde, instante único punto. Cuando regresó al hogar habló con el gran viejo y esto fue lo que le dijo:

── *Xiao, Micavelo , si no te importa, quiero recorrer el mundo y ver dónde el sol esconde sueños.

El tío entristecido levantándose sin prisa y con el semblante muy serio se acercó a él y le dio un gran abrazo de despedida. Luego dijo

── Sabía que algún día llegaría este instante y por eso tenía guardado algo que te será necesario. Bien trátalo y siempre te será muy útil; con eso podrás ver más allá del mundo.

Juntos bajaron a un rincón desconocido para Alivio y apartando un montón de pajas de la cuadra descubrió el cuadro de un velocípedo reluciente con el cambio que ponía alivio-23sinmanos. Luego descubriéndolo por completo apareció entera una  bicicleta de rueda setecientos de cuando él músico entreguerras iba por pueblos, aldeas y lugares recitando y tocando la gaita a cualquiera que le diera dos pesos o un suelo donde pasar la noche si el día se le echaba encima.

Cuentan que se despidieron una mañana por el boedromión  y,  después de las vendimias, se perdieron de vista por la distancia de fina llovizna que fundía solapando recuerdos en los ojos de ambos.
Un traje de chaqueta elegante pana y terlenka para el viaje pedaleando era su cruz y raya viva. Jaboncillo de sastre en frontera

Tal vez sepa algún día algo de él, pensaba el que se queda.

──Si puedes escribe algo ──voceó el viejo... pero el chico sólo pudo, girando la cabeza, agitar sus brazos en señal de despedida. d:D¨


[*Adiante Ivasoio son os apelidos do seu tío; Norbeto Llulius os seus alcumes e oitenta e dous finados. 3266]
[O curioso da anécdota é que o que foise foi o vello, xa un transfuxido permanente; o outro xa leva un tempo pedaleando sobor a cicleta de varillas, ista xa con setenta e cinco anos de roda tempa]
[*É unha referencia a os cambios ShimanoAlivio21 das rodas traseiras :)´]
[*Recordos: bágoas. É un sinónimo lembrando as parolas daquela pilícula Blade Runner xa que nas bágoas van as lembranzas]



Nina simone ain't got no


Dawson, georgia, 9 de septiembre de 1941. Madison
Wisconsin, 10 de diciembre de 1967

Nina Simone: Who Knows Where The Time Goes
[*Livres: Nos mapas feitos ata agora esta serra onde morre o Macizo Galaico aparece nomeada coma "Penas Libres"; algo que no meu xeito de ver é unha aberració. O nome en galaico sería "Penas Ceibes", mais o ser raiota sempre tivo o nome de Livre do galaicolusitán. Os que fixeron os mapas entendían que era unha errata (coma cando escreben o meu hipocorístico o que lle suman unha "d" final sen máis; sen facer caso do acento na primeira sílaba) e logo a trocaban ca letra "b". Unha pena que non merecen estas penas. 
Serra de Penas Livres é o seu nome;  serra raiota, de homes e mulleres livres que sempre caminharon xuntos, da man dos que fican a outra beira da raia]

10 comentarios:

  1. Hay demasiadas cosas que me gustan en esta entrada, empezando por el título, el escarabajo y la historia y acabando por todo lo demás.
    Fantásticas fotos, cuidado con las nocturnas y el lobishome, que haberlo hailo y dicen que puede ser peligroso si no se sabe manejar.
    Un bico, amigo de los zorros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay noches que acabo hecho unos zorros pues enfrascado en tanta prueba me llego a quedar sin fuerzas cuando regreso; tengamos en cuenta que suelo levantarme antes del final de la madrugada y que cuando salgo a tomar fotos ya estoy más que rendido sólo me queda estar muy tranquilo durante tantas horas. Un par de veces me las he visto con un lobo y algunos jabalís que tampoco osaron acercarse mucho y supongo por respeto entre ambos. Imagino que el lobo al ser solitario se dio cuenta de tan poca importancia; no sé cómo sería si fueran varios pero por si acaso cambié de lugar. Fue en la aldea. Lo de los jabalís ya fue diferente y como eran varios y no dejaban de hozar y hacer ruido me alejé también no fuera que me tiraran con todo el tinglado. Tendré que subir las fotos pues aún están por ahí perdidas en el disco duro.
      Supongo que con el tiempo me he vuelto un poco lobishome de tanta luna llena y otros cuartos y de tantas nocturnas que alguien me ha metido en el cuerpo y me ha enseñado, aún no sé, a disparar con la cámara sin matar nada. También es verdad que la estar tantas veces cerca de La Limia unos se deja llevar del influjo que reina en aquella bisbarra y cercanas de esos aconteceres que alrededor del licántropo hay, y no es broma.
      Es posible que este golpinho, al que se le ve joven en los rasgos, me oliera por sociabilidad y que al rico trozo de queso que compartimos nos viéramos más como semejantes que como enemigos. Quién fuera Félix, el De La Fuente. Pero como ser no somos estuve un rato platicando con gestos con semejante hermano hipolupo o vulpescánido. Su pelo zanahorio sorprendentemente le daba ese aspecto agudo - por no hablar de su mirada- que los hace indeseables en todo gallinero que se precie; vamos, un terror.
      Debía estar hambriento y como, en cierto aspecto, han perdido el miedo, no pude reprimir compartir con él unos minutos de conversa gestual en la que dimos cuenta de unos buenos bocados de corderos constreñidos. A mí me supo un montón su presencia y este golpe tan espabilado podría ser un buen alumno y/o acompañante a diario; tengamos presente que me crié entre montones de animales asilvestrados y alguno que otro salvaje como un gran mono africano. Son cosas que pasan.
      [Fue así: Pasó de largo, sin inmutarse. Le silbé y se giró. Le hablé con las manos y me agaché incitándolo con los dedos, como si tuviese algo en la mano. Sabía que caería en el engaño. Con la otra, simultáneamente, fui sacando de mis alforjas de carreras el último bocado que guardaba. Se lo presenté en el aire a la vez que lo lanzaba a escaso centímetros para evitar que sin querer me lastimase con sus dientes. Lo alcanzó en le aire. Charlamos un poco mientras ambos devorábamos conjuntamente imitaciones y mientras él lo masticaba en la boca, yo hacía lo propio con otro trozo. Luego lancé otro que lo sostuvo entre dientes sin tragar y mirándome fijamente pedía otro que le di sin más. Me levanté me fui, se giró se fue yendo pero a trancas y barrancas; como quién no lo desea. Aproximadamente.]
      Rebicos, entón :))´

      Eliminar
  2. De amigo a amigo, de los animales y tuyo, me quedo encantado con las fotos y el texto. Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conociéndote bien, como amigo y animal, sé de buena vista que al que le respondo también da de comer en la mano a tantos otros semejantes; me refiero a cuadrúpedos que te vas encontrando por allí. Los que te acompañan durante tramos largos. Una vez los incitas con gestos y señuelos se detienen a ver qué tienes y ya puestos se comparte de forma omnívora, en este caso, un derivado del cordero...o la cabra; ésas que presentas muy cerca de ti comiendo de tus manos. No es extraño que algún raposo te hubieras encontrado y alimentado; otra cosa es la posibilidad de fotografiarlo ya que se trata de una tarea rápida pues se pueden asustar por la llegada de otros ajenos.
      De amigo a amigo, tuyo y de los animales, me quedo a la espera de esa adherencia para la próxima subida.
      Estoy pensando en el asunto de las dedos y el dilema me sigue dando vueltas si las de uniformidad plantar o las otras de mayor prisa. Es algo que no tengo claro pero seguramente esta tarde me pase por allí y veré cómo dirimir tal tesitura.
      Veré cómo contarte aquello de La Fuentona, fue hace muchos años, cuando trazábamos planos y bocetos para los atlas de cavernas de la península. Han pasado treinta años o algo más.
      Unha aperta, meu :)´ ...nos vemos con calma

      Eliminar

  3. Desde que te conozco y leo... creo que este relato es lo mejor que han parido tus dedos. O así me lo parece. Si no fuera porque creo todo de cabo a rabo, diría que me encuentro ante realismo mágico-galaico puro.
    Dedícate a ello, a escribir. Lo haces de pilícula...

    Deicaludos b·R

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decir a tus palabras pues cualquier respuesta supondría un varapalo.
      Así es que es; realismo mágico-galaico puro...Qué bien definido y de aquel que se cultivaba con los pazos de ulloa o de la familia de pascual duarte. Pues si tú lo defines así, supongo que está bien dicho.
      Aunque en este caso la metáfora sea tan cierta como su propia contradicción. Y es que algunos tránsfugas tan mayores, llegados a este punto se echan al monte de una valhalla sin odín las voces de los demás
      ¿Y me lo dice un maestro del microrrelato? Pues venga...un abrazo
      Lo complicado es tener tiempo y ver donde encajar los textos.
      Deicaludos a milleiros ñ·A

      Eliminar
  4. Sin que parezca que me copio, digo que coincido con lo que apunta el señor bOLO.
    Este es un relato de una estampa que a muchos nos resulta familiar: el traspaso de sabiduría y enseres, de afectos forjados al amor de la lumbre y despedidas necesarias que nos ayudan a ¿crecer?. Una historia de adioses anticipados porque, efectivamente, nunca se sabe quién será el que se irá verdaderamente primero.
    Un relato cálido que ayuda a sobrellevar este día de lluvia, de rayos y truenos. Y, tal vez, algún día, dé señales de vida el que se fue pedaleando sin contestar.

    Te dejo un abrabeso, d:D'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Centellas, cómo llueve donde fría la gota cae e inunda el suelo lavándolo convenientemente; pena de política no arrastrada con ésas. Torrenciales lleguen al mar por la torrentera y desagüen sus vergüenzas aquellos insulsos hipócritas que mientras los juzgaban estaban leyendo el camino. Hay qué joderse, ay.

      Y qué decir de lo que ya decís los dos. Y en tu apunte.
      No sabes quién se va primero, si el que se aleja o el que se queda. Pero el que se va pedaleando, tal vez por esta vez, se aparta de la muerte y la esquiva sobre la bici. Aunque hubo una vez que me enfrenté a ella con una Macario, en la Travesía de Vigo, y ensangrentado me recompusieron cara y huesos durante días de dolores atroces. Son cosas de las carreras, cosas que pasan.
      Más cálidos son sus abrabesos que bienmesaben cuando menos se esperan y así viene y por allí se envían.
      Se anticipó al último viaje de verano, se anticipó tanto que se quedó por marzo; fue entonces el anterior el último, pues en ése ya notamos que la maquinaria no le respondía bien por primera vez. Y no sabe usted cuan jodidos estuvismos los dos restantes.
      Ahora, desde abril, brindamos con buen Dalí añejo del sesenta y cinco por él y por los otros que nos fueron dejando. Son prácticas galaicas que bien conoces, conocéis ambos.

      Me los cálidos al bolsillo y los uso a días fríos, sean recíprocos, volvo :)´

      Eliminar
  5. joder, hasta hablando con el zorro es usted guapo
    y está buenorro
    (con perdón)

    ResponderEliminar
  6. Gracias Ricar por el correo. La foto del zorrillo buena, pero me gusta mucho más el texto que le acompaña. La voz y letra del maestro siempre suele tener un tono sosegado, es como si retardara las frases para así conseguir que todos lo entiendan y les facilite la comprensión, pues esto me ha pasado con tu post, es decir, lo he entendido con sólo retardar un poco cada frase, previamente traducido al castellano, lo que quiere decir que eres un maestro de todo lo que haces, y yo sencillo escuchador y lector he de decir que te admiro. Un abrazo y suerte en todo.

    ResponderEliminar

Se añade nuevamente la letra, pues los eSPANtapájaros entran rompiendo la cacharrería.
Cuantas más facilidades peor...Resolviendo un desaguisado
[Ha pasado boedromion: Añade lo que quieras,
cuéntanos y se desovilla si andamos bien de tiempo o nos vemos con calma...si no, no]
Benvido... d: )´


Epílogo bestial:
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Pero si escribes en anónimo, tal vez, no salgas publicado